sábado, 24 de febrero de 2007

Banderas de nuestros padres vs Cartas desde Iwo Jima

"Clint Eastwood
que estas en Hollywood
santificado sea tu nombre
venga a nosotros tus films
hágase tus películas
en el cine como en el vídeo
danos hoy tu película de cada año
perdona nuestra impaciencia
no nos dejes caer en la tentación
y líbranos de los bodrios...amén"




Definitivamente he decidido rezar esta oración cada día antes de acostarme. Atentos a sus cuatro últimos films:

- "Mystic River"
- "Million Dolar Baby"
- "Banderas de nuestros padres"
- "Cartas desde Iwo Jima"

"Banderas de nuestros padres" nos presenta el lado más manipulador de la política, sus intereses y mentiras respecto a las guerras, los que nos engañan y los que somos engañados. El verdadero motivo de lucha de los soldados (que no es más que protegerse unos a otros), el fantástico pero artificial recibimiento de los héroes y el fatídico y real olvido de los mismos. Todo esto en una película que narra el suceso de la batalla de Iwo Jima, desde el punto de vista americano. Reconozco que en ocasiones detecto cierto grado de manipulación por parte de Clint para conseguir lo que quiere, pero soy creyente del propio Clint y se lo perdono. Nos acerca a la impotencia, soledad, olvido, rabia, sufrimiento, incomprensión y manipulación de los protagonistas que son declarados como "héroes" en contra de su voluntad.
Fui al cine solo y salí de la sala haciendo un esfuerzo por evitar las lágrimas...no lo conseguí.

Durísima crítica a cualquier conflicto bélico y su manipulación.

"Cartas desde Iwo Jima" trata del mismo suceso que su predecesora pero en esta ocasión, desde el punto de vista Japonés. Rodada totalmente en Japonés y subtitulada nos coloca al otro bando de la batalla. Nos explica tanto la preparación táctica para hacer frente al gran número de soldados americanos y su superior armamento, haciendo uso de túneles y cuevas, como la preparación moral de los propios soldados. Toda esta preparación sabiendo de antemano la derrota de la batalla por los mandos superiores japoneses. Encontraremos escenas inolvidables como el asesinato de unos rehenes japoneses desarmados por parte de soldados americanos, o el suicidio de soldados japoneses antes de caer en manos de los enemigos. Tras ver esta película, donde los hasta ahora "buenos" ya no lo son tanto y los "malos" no son "malos"... uno ve claramente que los "malos" no son precisamente ninguno de los que van a la guerra.

Lo mejor...te olvidas que estas viendo una película.

1 comentario:

Gemma dijo...

Bueno, menos mal que alguien me ha explicado que Clint Eastwood no ha hecho una, sino dos películas... ¡Menudo lío! Y muy propio de Clint, querer ver la historia desde ambos lados. Espero que siga haciendo tan buenas películas.